Los recursos no son infinitos. Camino hacia una empresa sostenible

Enviado por ENAE, el 10/05/2021 - 01:07

 

Empresa y desarrollo sostenible

 

¿Cuáles son los beneficios de una empresa sostenible? 

La primera revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII representó una transformación de la economía, hasta ese momento basada en el mundo rural, hacia otra urbana y mecanizada. La llamada segunda revolución industrial desde finales del XIX hasta los años veinte del XX sobrevino por la tecnificación de la industria y el uso de nuevas energías como el gas y la electricidad. La tercera revolución, esta vez de la información ya en el siglo XXI, da un paso más y la industria comienza a caminar hacia el uso de energías renovables y optimización de la cadena de suministro.

Los protagonistas de estos cambios son las empresas que en su tercera revolución toman conciencia de que los recursos naturales no son ilimitados y que su consumo debe restringirse.

En este tiempo surge también el concepto de empresa sostenible. No hay un autor al que atribuir esta consideración, que se define como aquella empresa que busca su valor económico al tiempo que el social y el medio ambiental en la zona en la que actúa.

La sostenibilidad empresarial se ha convertido ya en una prioridad para la mayoría de las compañías que ahondan en nuevos modelos basados en equilibrios entre la economía, el bienestar social y la defensa de los ecosistemas. Por tanto, además de la rentabilidad de los negocios, estas empresas se caracterizan por aplicar sistemas productivos que respeten el medio ambiente y la prosperidad de la comunidad en la que actúa.

Por supuesto, los buenos principios que asumen las empresas sostenibles son valorados por los consumidores y sus marcas son más apreciadas en los mercados, lo que les aporta una ventaja competitiva. Una empresa sostenible es más atractiva para el inversor, su productividad mejora, retiene el talento de sus trabajadores y logra importantes ahorros de costes mediante medidas de reducción y la reutilización de recursos.

El ahorro de consumo y el reciclaje son dos de los conceptos utilizados en la denominada ‘economía circular’. Este concepto fue utilizado por primera vez por los economistas británicos David W. Pearse y R. Kerry Turner en 1989, y venía a ser el contrapunto a una economía basada en el modelo producir/consumir/tirar. Ellos proponen un nuevo ciclo en el que impere la reducción de consumos, la reutilización del producto y el reciclaje. De esa manera, sostienen, la empresa, fundamentalmente la industria, dejará menos huella ecológica en el planeta.

Ahorro de consumo y reciclaje

Los siete principios de la economía circular

La economía circular se basa en lo que podría sintetizarse en siete principios:

  • Reducir: Pretende simplificar el consumo de productos, por lo que el ahorro estaría asegurado.
  • Reutilizar: Busca el máximo aprovechamiento de los productos, bien dándole más usos o para la fabricación de unos nuevos.
  • Reciclar: El empleo de materias primas recicladas evita un desmesurado uso de materias primas vírgenes y, por tanto, los recursos naturales se verán menos mermados.
  • Renovables: Podría considerarse una cuarta ‘Erre’ del proceso en la búsqueda de la sostenibilidad. El uso de energías renovables (solar, hidroeléctrica, eólica, biomasa…) no es una moda, sino una necesidad en los procesos de fabricación o de reciclaje.

Las ayudas públicas para implantar modelos de producción para el autoconsumo energético contribuyen definitivamente al ahorro. Las inversiones necesarias son amortizadas en cortos plazos de tiempo y además el consumidor valorará el cambio al empleo energía obtenida mediante sistemas que contribuyan a reducir la emisión de gases efectos invernadero y evitar el cambio climático.

  • Eficiencia vs. obsolescencia: Las autoridades públicas están comenzando a dictar normas contra la habitual práctica de la obsolescencia programada. Es decir, que aparatos de consumo como pueden ser electrodomésticos vean alargada su vida útil o se puedan reparar en lugar de ser sustituidos. Con ello se evitará el exceso de residuos y se ahorrará la energía de su producción.
  • Ecodiseños: La mayoría de ingenieros ya tiene instrucciones para idear productos que no generen residuos –o sean los menos posibles- para frenar los impactos ambientales. También que estos productos puedan ser fácilmente reparados, reciclados y reutilizados (las tres ‘erres’). En el ecodiseño se incluye el embalaje en el que va a ser servido, pensando por supuesto en el reciclaje de los materiales.
  • Proximidad: El traslado de productos se ha convertido en un problema para el medio ambiente. Las toneladas de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2) que provocan las redes de transporte tienden a reducirse con las compras de productores de proximidad y al empleo de medios más eficientes y menos contaminantes.
  • Comercio justo: Al igual que la explotación de recursos naturales no está bien visto, tampoco lo está recurrir a mano de obra barata sometida a ‘semiexclavitud’ o en condiciones laborales ‘aceptables’. La empresa sostenible velará porque sus productores reciban salarios justos que ayuden a mejorar las condiciones de vida de la comunidad en la que estén asentados.